Fallecio el “Rey Arturo” Villano III

Fallecio el “Rey Arturo” Villano III

agosto 21, 2018 0 By redaccion

Villano III, una de las leyendas de la lucha libre, falleció hace unos momentos en la Ciudad de México, heredero de una de las mas grandes leyendas del pancracio nacional el Rey Arturo perdió la batalla mas grande a la edad de 66 años, el mayor de los panteras rosa se entregó en cuerpo y alma a los aficionados durante más de 45 años de trayectoria profesional, lo cual lo convirtió en uno de los ídolos más queridos.

Su última lucha fue en la magna función Triplemanía XXIII, de AAA,

 

Antes de su partida presento a sus dos hijos “Villano Tercero JR e hijo del villano Tercero a quién en multiples entrevistas comentaba: “Que sigan los pasos de la lucha clásica, la lucha antigua, que no se queden atrás y que luchen a ras de lona, llaveo, contrallaveo; que sepan aplicar bien las llaves, porque ahora la gente está muy decepcionada porque no ve llaves, sino puro encuentro cuerpo a cuerpo y puro vuelo, puro vuelo… Y eso está muy mal, por eso la gente se ha alejado de las arenas. Muchos no lo creen, pero es verdad, la gente quiere ver llaves. Cuando el Villano III se enfrentaba contra el Perro Aguayo, El Solitario, Aníbal, ¿cómo estaba el Toreo? ¡Lleno! ¿Cada cuándo? ¡Cada ocho días! Se quedaba gente afuera y además, cuando caía un aguacerazo, la gente no se iba y los luchadores peleábamos en lagos de agua.”.

— Villano III vivio con  más de 40 años de experiencia como luchador, ¿recuerda, en sus inicios, que consejos le daban sus maestros (su padre y Felipe Ham Lee)?

— Te voy a decir una cosa, mi maestro no fue Ham Lee, es una equivocación muy grande, mis maestros fueron El Costeño Nava y mi papá. Felipe Ham Lee, con todo el respeto que se merece, nunca me enseñó nada, entrenaba yo en su gimnasio solamente. Otro que me enseñó fue El Acorazado Moreno (el papá del Oriental, de Rossy, Cinthia y Esther Moreno).

“Los consejos que me daban eran defenderme y no dejarme de nadie; creo que nunca los hice quedar mal, porque la verdad yo me enfrentaba a luchadores como el Perro Aguayo, que como lo dice su nombre ¡perro! ¡Era un perro arriba del ring! Siempre me gustaron a mí los grandes retos, y me defendía, hasta donde yo pudiera…”.

QDEP