FIFA 17: en la galaxia se juega así al fútbol

La nueva temporada de fútbol virtual ha arrancado definitivamente con la llegada de FIFA 17 a las consolas y ordenadores de todo el mundo. Son ya más de dos décadas las que los dos grandes títulos deportivos se reparten el pastel sin que haya un invitado sorpresa con el atrevimiento necesario para entrar en la carrera. Aunque esto podría significar un acomodamiento dentro de las propuestas jugables, el partido ha estado más disputado que nunca con el enfrentamiento PES vs FIFA.fifa-17-gameplay

Aunque la sensación general de los jugadores es que los títulos deportivos tan solo actualizan plantillas y equipaciones año tras año, cada año los desarrolladores se esfuerzan cada vez más en sorprender y llevar cuántas más novedades mejor para seguir buscando la experiencia más perfecta posible.

El camino de EA Sports para conseguir este reto fue encauzado desde la entrega 2008 con una jugabilidad que ha servido de base para que los ingredientes mejoraran en su calidad a medida que iban saliendo nuevas versiones anuales. La cumbre pareció alcanzarse en FIFA 13, con la que era considerada la mejor entrega de la historia de la franquicia, aunque pareció entrarse en un momento de estancamiento desde entonces.

En realidad, no fue así. Electronic Arts no ha dejado de innovar para convertir su saga deportiva en lo que es hoy. Con la entrada de la actual generación de consolas se estrenó el motor gráfico Ignite. FIFA 14 fue el primero en llevar la nueva tecnología, y aunque supuso un salto importante de calidad, lo más importante que logró esta versión es la de no notarse precisamente el cambio de motor. A Konami, sin ir más lejos, se le atragantó el salto al FOX Engine, aunque los resultados obtenidos en los dos últimos PES denotan que están cogiendo el ritmo adecuadamente.

El ritmo del partido, para comenzar, ha bajado su velocidad. FIFA 17 es probablemente la entrega con el ritmo más pausado de los últimos años al menos. El objetivo es intentar frenar los partidos frenéticos, dar más importancia al control del balón y potenciar el juego de combinación en lugar de los contraataques. Los delanteros rápidos siguen teniendo su dosis justa de ventaja, como en la realidad, pero este año los defensas están mejor preparados para impedir que esto se convierta en una losa.

El habitual contacto entre jugadores gana un poco más de protagonismo durante un partido de FIFA 17. En años anteriores era habitual utilizar el cuerpo para lograr la posición en un uno contra uno. En el nuevo FIFA será fundamental utilizar correctamente el cuerpo, y no solo en un duelo individual por la posesión del balón, sino para encararse con opciones de ventaja en el ámbito defensivo. Saber colocarse o anticiparse a las jugadas es un aspecto absolutamente prioritario a la hora de encarar un encuentro en el juego. Para ello es necesario utilizar el cuerpo del jugador, donde se nota además la envergadura del futbolista, y, sobre todo, marcar a la perfección los tiempos para atacar el esférico, puesto que este año se ha eliminado el automatismo que hacía que fuera muy sencillo hacerse con el control o golpear la pelota.

Leave a Reply