¡Olé olé ola…cada día te quiero más! La afición Azul siempre leal a su sentimiento por @esdepavel19

La máquina celeste del Cruz Azul tiene su primera victoria como local en el Apertura 17.

 

En el escenario de la Colonia Nochebuena en la calle Holbein, el cual comienza a vivir sus últimos encuentros de Liga MX como casa del club cementero se situaban listos para enfrentar el juego correspondiente a la jornada 5 del apertura 17, el Cruz Azul de Paco Jemez vs los Rojinegros del Atlas del Profe Cruz.

Ante 21,000 espectadores en una tarde de principio soleada y muy calurosa se pitó el inicio del partido. Con un Cruz Azul ofensivo rápido se abrió el marcador a favor de los locales con anotación de cabeza del ibérico E. Méndez, pocos minutos después el refuerzo chileno Felipe Mora amplió la ventaja a través de una asistencia de su compatriota Francisco el “gato” Silva para irse al medio tiempo con un marcador de 2-0.

Al inicio del tiempo complementario se dió el cambio radical de clima acostumbrado en la CDMX con un fuerte aguacero que para nada alejó a la afición cementera , al contrario, la hizo encenderse aún más y seguir apoyando a su equipo no importando la lluvia. Ni con el descuento que llegó conducto de un golazo de Matías “el chavo” Alustiza para poner el electrónico 2-1 con un disparo colocado y potente desde fuera del área que dejó a Chuy Corona sin posibilidad de sumar otra atajada más a su cuenta en un excelente partido que brindó el cancerbero mexicano.

El juego se abrió y fue transcurriendo el tiempo, los de Jemez dominaron pero dejaron ir el tercer gol con llegadas de Méndez y Cauteruccio que terminaron en suspiros por parte de la afición. Llegaron los últimos minutos y el nerviosismo llegó al estadio azul acompañado de recuerdos de fantasmas que han aparecido y le han negado el triunfo al equipo cruzazulino en muchas ocasiones.

Pero esta vez no, a pesar de esos recuerdos no gratos para la afición y el equipo local, se vivió un ambiente que hace mucho no se veía en el inmueble azul, en el cual la afición se levantó de sus lugares para gritar y apoyar con el  cántico clásico de los últimos minutos en cada partido a su equipo con la seguridad de que los tres puntos se quedaban en casa. Y así fue, el pitazo final llegó después de 4 minutos de compensación.

Da la impresión que Cruz Azul comienza a ilusionar de nuevo a su afición, afición que a mi parecer es la más fiel del fútbol mexicano aguantando burlas y desilusiones, pero siempre apoyando a su equipo en las buenas y en las malas, sin importar el clima, sin importar los casi 20 años sin título, sin importar las “cruzazuleadas” término que a muchos les ofende pero el cual obvia a que es un club verdaderamente grande al estar en boca de todos ya sea para hablar mal o para reconocer cuando el equipo hace las cosas bien. Esa es la lealtad azul.

 

Por Pável Hernández S. @esdepavel19

Leave a Reply