Si quiere triunfar en el RealMadrid, no lleve el ’10’

El 10 fue el dorsal de Diego Armando Maradona. Y el de Pelé. También con el que juega ahora Leo Messi. Y con el que Zidane deslumbró en la selección francesa. Algunos de los más grandes de la historia vistieron ese número, uno de los más deslumbrantes en el mundo del fútbol. El 10 fue, y en algunos equipos lo sigue siendo, sinónimo de estrella, de líder de equipo, de jugador más relevante del RealMadrid.

Esa fórmula, en cambio, no se cumple en un Real Madrid que tiene ahora el ’10’ libre después de la curiosa marcha de James Rodríguez, que jugará las dos próximas temporadas en el Bayern de Múnich en calidad de cedido. El adiós del colombiano deja el dorsal sin dueño a espera de dárselo a hipotéticos fichajes (véase Mbappe) o como forma de dar más galones a los que ya estaban (Asensio, Modric, Isco…).

 

Pero, ¿es vestir el ’10’ del Real Madrid algo bueno? Visto los últimos años, no. Al contrario. La historia reciente del club blanco saca a relucir el problema que han tenido todos los jugadores que eligieron tal ilustre número. Desde Luis Figo, que dejó el Real Madrid en 2005, nadie ha sido capaz de triunfar vistiendo el 10. Algunos jugaron bien durante una etapa, pero todos, como James este martes, acabaron saliendo mal, por la puerta de atrás, alargando la maldición de vestir la camiseta blanca con el 10 detrás.

Robinho (2005-08)

El brasileño fue el primero de esta larga lista que sufrió lo que ya podría considerarse la maldición blanca del 10. Antes de él lo llevó Luis Figo (2000-05), el último que triunfó con ese número, Clarence Seedorf (1996-00), también con buen recuerdo en el Bernabéu, y Michael Laudrup (95-96), el primero que lo vistió de forma fija tras las nuevas normas de la LFP.

Leave a Reply