Steelers inician su ‘reconstrucción’

big
Si algo dejó la derrota en el Juego de Campeonato de la AFC ante los New England Patriots fue el recuerdo de qué tan cerca y qué tan lejos están los Steelers de ganar un séptimo anillo de Super Bowl.

Los Patriots parecen estar en el mejor momento de su historia y con un quarterback que está en el punto más alto de su desempeño a los 39 años, pero aquella húmeda noche en Foxborough puede ser el incentivo que un equipo que recibió una dura lección de humildad como los Steelers necesitaba.

En los próximos siete meses, los Steelers pueden refinar un producto casi terminado y que se acerca a su máxima capacidad, luego de su última aparición en un Super Bowl en 2010.

Y todo eso empieza con cinco puntos finos:

– Proporcionar un arsenal completo a Ben Roethlisberger
La frustración por todo lo sucedido la campaña pasada se reflejó cuando Roethlisberger coqueteó con el retiro durante una entrevista en 93.7 The Fan luego de la derrota ante los Patriots.

Mientras dentro de la organización no esperan que se retire, la postura que tomó Big Ben públicamente eleva el nivel cardiaco de cualquiera en Pittsburgh. El mensaje del pasador es sencillo: Mejoren al equipo.

Un buen lugar para comenzar es el ataque aéreo y darle una pieza complementaria. Trabajar para asegurarse que Martavis Bryant se meta en problemas tras regresar de su suspensión y luego, firmar o reclutar a otro sólido jugador en la posición o en la de ala cerrada.

– Obtener más ayuda en coberturas de pase
Los novatos Artie Burns y Sean Davis participaron en 1,550 jugadas defensivas, experiencia que les será invaluable en 2017. El cuarteto titular de Burns, Davis, Ross Crockwell y Mike Mitchell parece entrar en conjunción, pero añadir otro esquinero puro al lado de Burns le daría a los Steelers más opciones para mezclar coberturas individuales y por zona. Quizá Tom Brady pueda con ambas, pero hay que intentar anularlo como sea.

Un buen agente libre a un precio razonable podría funcionar aquí.

Ser atrevidos en el Draft
Con la mayoría de las posiciones bien afianzadas a excepción, quizá, de la de ala defensivo, los Steelers quizá tengan oportunidad de volverse creativos. Es momento de tener a un corredor que cambie el ritmo para bajarle la carga a Le’Veon Bell o de tener a un ala cerrada de buen tamaño en un Draft que ofrece talento en esa posición, en caso de que Ladarius Green no regrese al 100 por ciento. Quizá intentar que se repita el efecto “Dak Prescott” con un quarterback al final del día 2 o al inicio del día 3 del Draft.

– Recontratar a estos cuatro jugadores
Armados con un espacio en el tope salarial de más de $30 millones, los Steelers deben firmar a Bell y a Antonio Brown, incluso si Bell regresa a ser etiquetado como jugador franquicia. Pero asegurarse de darle a Lawrence Timmons y James Harrison la oportunidad de volver sin pagarles más. Harrison jugó superó su contrato por dos años y $2.75 millones. Tiene todo el derecho a pedir más. Pero ambas partes se necesitan una a la otra y deberían llegar a un acuerdo. Y no descuenten el regreso del dínamo de los equipos especiales, Shamarko Thomas.

– Analizar qué necesitan para vencer a QBs de alto nivel
La racha de nueve triunfos de los Steelers fue admirable, pero la mayor parte del daño se hizo ante quarterbacks que no impresionan. Los Steelers terminaron 1-3 ante quarterbacks entre los 10 mejores ratings de 2016.

Mientras, Brady y Aaron Rodgers esperan para enfrentar a Pittsburgh en 2017. Cuando los coaches de la defensiva estudien los videos este receso de temporada, identificar al personal necesario para poner nervioso –al menos contener- a los mejores quarterbacks debe ser el principal objetivo.

Leave a Reply